Etapa 2

Moraña - Vila de Cruces

Distancia

78km

Desnivel positivo acumulado

2450m

Desnivel negativo acumulado

2100m
Aunque esta etapa no es la mas larga ni en la que se alcanza la mayor cota, es la de mayor desnivel acumulado, por lo tanto la más dura de la Epic Race Pontevedra. Los tres puertos que la definen presentan una especial dureza bien por la inclinación de sus rampas, que en algún caso supera el 15%, o bien por el estado de algunos caminos, que harán que el ciclista supere algún obstáculo a base de fuerza y técnica. Por otro lado, también presenta zonas muy rápidas y rodadoras lo que la convierte en una combinación de terrenos que exigen el máximo del ciclista a todos los niveles.

Salimos de Moraña por sus magníficos bosques, buscando el Norte y, tras cruzar el rio Umia, avanzamos hasta el km 10 por caminos muy rápidos y con nula o leve inclinación. A partir de este punto comenzamos una dura ascensión al monte Xesteiras (703m) con rampas que superan el 15% sobre pista forestal ancha que, en algunas zonas presenta terreno suelto. El descenso es muy rápido por caminos forestales y sendas, en las que no debemos despistarnos del GPS. Una bajada divertida que hará las delicias de los ciclistas.

Enfrentamos a continuación un fondo de valle entre aldeas, para atacar la subida al monte Cabalar. Este monte no presenta rampas especialmente complicadas, pero si que nos encontramos algunas cuestas con terreno suelto que nos exigen afinar y buscar todo el tiempo la trazada más limpia. El descenso es rápido, divertido y sin excesivas complicaciones.

Después de un pequeño tramo entre aldeas comenzamos un nuevo ascenso combinando pistas de asfalto, caminos de tierra y caminos tradicionales, entre carballeiras. Finalmente alcanzamos la cota máxima de la etapa (719m) después de una sucesión de rectas en ligero ascenso por caminos muy limpios y rápidos. Estamos en el entorno natural de las Brañas de Xestoso, que nos brindan unas magnificas vistas sobre esta penillanura cubierta por un inmenso horizonte.

Descendemos por caminos rápidos y cómodos que nos van acercando, entre parajes naturales y aldeas, hasta el monasterio de Carboeiro (siglo X), punto en el que cruzamos el río Deza para, a continuación, enfrentar un último ascenso, pasando por el museo de la minería de Fontao.

Una vez arriba ya solo queda enfrentar los últimos kilómetros para llegar a Vila de Cruces, concello que nos brinda unos fantásticos entornos rurales y una inmensa historia que ahonda sus raices desde los tiempos más pretéritos de la prehistoria de Galicia, pasando por todas las épocas de la historia. Un gran desconocido con mucho que regalar.

Únete al reto

Inscripciones abiertas a partir del 1 de diciembre

Half Epic Race