Etapa 5

Pontevedra - Ponte Caldelas

Distancia

71km

Desnivel positivo acumulado

1950m

Desnivel negativo acumulado

1650m
Hacia el cielo de la Epic Race

Etapa muy rodadora pero con mucho desnivel acumulado y en la que las rampas más inclinadas se encuentran entorno al km 45, antes de tocar el techo de la etapa, por lo que hay que reservar fuerzas para enfrentar este ascenso al Monte do Seixo.

Salimos de Pontevedra hacia el sur. Los primeros 7 kilómetros son llanos, lo que nos permitirá ir poniendo a punto las piernas de cara a la primera subida. Ésta nos lleva hacía la sierra de A Fracha, por asfalto al principio y luego por anchos caminos forestales sin ninguna dificultad técnica. A medida que vamos ascendiendo ganamos perspectiva sobre la ría de Vigo y su ensenada, a nuestra derecha, una impresionante postal. A continuación faldeamos por un balcón que nos muestra la ría de Pontevedra y sus villas y pueblos enmarcados por en océano Atlántico, que se funde con el horizonte.

Después de un ligero descenso, enfrentamos una nueva subida cómoda y tendida, rápida y muy rodadora. Nos dirigimos hacia el interior de la provincia, los pueblos van desapareciendo de nuestra vista y la naturaleza se vuelve mas frondosa y agreste.

En el Km 37 llegamos a la aldea de Famelga, con su espectacular arquitectura tradicional gallega, donde podemos coger agua en la fuente para, desde aquí, atacar la Montaña Mágica, el Monte do Seixo. La subida a este mítico monte no entraña dificultades técnicas pero si tiene algunas rampas con elevada inclinación que nos obligarán a apretar las piernas.

La capilla de Santa Mariña nos recibe casi en el alto. Llegamos así a los 950 metros de cota y luego de recorrer el alto de la sierra, comenzamos a descender. Al frente la vista se vuelve espectacular y podemos distinguir tres rías cerrando un mar de montañas.

El descenso es rápido y con algún tramo de piedra suelta al principio, en el que debemos afinar nuestra pericia sobre los frenos. A medio descenso entramos en una zona de preciosas corredoiras tradicionales y antiguos bosques que nos sumergen en un paisaje de cuento. Llegamos así al paso sobre el río Verdugo, sobre unas “poldras” en las que habrá que portar la bici. Estamos ya en los últimos kilómetros, que transcurren sin dificultad, acercándonos a Ponte Caldelas, impresionante ayuntamiento donde la piedra de los pueblos se dibuja sobre antiquísimos bosques escondidos entre las montañas y valles que los ríos han labrado durante milenios.

Track

Únete al reto

Inscripciones abiertas a partir del 1 de diciembre

Half Epic Race